El desembarco de Normandía

desembarco“Créeme, Lang, las primeras 24 horas de la invasión serán decisivas…La suerte de Alemania dependerá de ello…Tanto para los aliados, como para nosotros, éste será el día más largo” Con estas palabras vaticinaba el mariscal de campo alemán Erwin Rommel la magnitud del desembarco el día 22 de abril de 1944.

La invasión de los aliados, denominada operación Overlord, se produciría dos meses más tarde, el 6 de junio, fecha que ha pasado a la Historia con el nombre de Día D. No obstante, las fuerzas británicas llevaban preparando este ataque desde diciembre de 1942, planeado en principio por el general F.E. Morgan y a partir de 1944 por el Cuartel General de las Fuerzas Aliadas. El objetivo de esta operación era ambicioso: liberar Francia de la ocupación nazi y llegar hasta Alemania.

Para ello, diseñaron una estrategia que consistía en desembarcar en las playas del noroeste francés, bautizadas con los nombres en clave de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, para establecer a lo largo de los más de 80 kilómetros de costa una colosal cabeza de puente, de modo que pudiesen penetrar los blindados. Tras atravesar la campiña francesa, liberarían París y podrían llegar hasta Alemania, forzando así su rendición.

Los alemanes no esperaban un desembarco en Normandía. Los aliados se habían encargado de hacer todo tipo de maniobras de distracción para hacer creer al Führer que habían fijado su objetivo en el sector de Calais, punto donde la distancia entre las islas británicas y la costa francesa era menor.

omahaEl general Dwight D. Eisenhower y sus adjuntos Bedell Smith, Arthur W. Tedder (mariscal del Aire), junto con el general Montgomery y el mariscal sir Trafford L. Leigh-Mallory estuvieron a cargo de esta colosal empresa bélica. De la flota del desembarco estuvieron al mando los almirantes Alan C. Kirk y Philip Vian.

 

Fijar la fecha del desembarco no resultó fácil. Aquí entraban en juego tres factores imponderables, independientes de toda la logística de ataque. En primer lugar, la noche debía estar despejada; pero además, para preservar el efecto sorpresa, debían llegar cuando todavía fuese noche cerrada, con lo que resultaba indispensable que amaneciese tarde. Además, en el momento del desembarco la marea tenía que estar baja. Después de consultar a muchos meteorólogos se establecieron 3 fechas posibles: el 5, el 6 y el 7 de junio. El día 17 de mayo, Eisenhower ya había decidido que el desembarco sólo se podría hacer en estas fechas. De hecho, se fijó el día 5, pero debido a las inclemencias meteorológicas tuvieron que posponer la operación.

La invasión comenzó pasada la medianoche. A las 00:15 algunos americanos aerotransportados pertenecientes a las divisiones 101º y 82º saltaron de los aviones en plena noche normanda. Cinco minutos más tarde, a 65 kilómetros de allí, un pequeño grupo de paracaidistas ingleses de la sexta división hicieron lo mismo. Su misión consistía en iluminar la zona y colocar balizas para señalizar los puntos donde debían descender los planeadores que transportaban a la infantería.

En el bando alemán, las estaciones del almirante Krancke captaban el ruido de centenares barcos acercándose a la costa. Durante más de una hora se sucedieron los informes. Un poco antes de las 5, llamaron a Speidel, Jefe de Estado Mayor de Rommel, para prevenirle de la existencia de una concentración de barcos entre la desembocadura de Orne y de Vire, concluyendo que un desembarco de gran envergadura sería inminente.

normandiaEn Berchtesgaden, Alfred Jodl, Jefe de Operaciones dormía. También, lo hacían Hitler y su amante, Eva Braun. El Führer se acostaba a las 4 de la mañana después de haber tomado un somnífero para poder descansar tranquilo. El almirante Karl Jesko von Puttkamer, su ayuda de campo naval, fue advertido por teléfono, pero los datos no eran claros, hablaban de una especie de desembarco. Se decidió, por tanto, no molestar al Führer.

Por su parte, el Lugarteniente-Coronel Meyer, jefe del contra-espionaje de la 15ª  Armada Alemana, interceptó a las 22:00 un mensaje transmitido por la BBC a la Resistencia francesa. Era la continuación de un verso de un poema de Verlain: blessent mon coeur d’une longueur monotone. Meyer supo al instante que el desembarco se produciría en las próximas 48 horas. Todos los sectores fueron alertados excepto la 7ª armada, encargada de vigilar la zona del desembarco de la que era responsable Rommel.

En Francia, los generales de OB West y del grupo de la Armada B estaban a la espera. Habían puesto sus fuerzas en estado de alerta y habían llamado a las reservas blindadas; de ahora en adelante, era el turno  de los aliados. Nadie era capaz de adivinar la amplitud de la ofensiva. ¿El desembarco se produciría en Normandía? Nadie podía afirmarlo, a pesar de que los indicios se multiplicaban. Los generales ya habían hecho cuanto era posible, todo dependía ahora de los soldados de la Wehrmacht afincados a lo largo de la costa.

desembarcoDurante las siguientes horas, la armada más grande que jamás se haya visto comenzaba a reunirse a lo largo de las 5 playas de la Normandía francesa. Eran cerca de 5.000 barcos que transportaban a más de 200.000 soldados y marines. Navíos de toda índole habían atravesado el Canal de la Mancha; barcos de asalto, cargueros oxidados, cruceros, barcos hospital, petroleros, remolcadores. Las escuadrillas de caza volaban por encima de ellos. Rodeando este desfile de buques llenos de armas, carros y munición, una formidable armada de 700 barcos de guerra montaba guardia. Cada barco formaba parte de un convoy para organizar el desembarco en las distintas playas. Detrás de todos ellos, cinco transportes de asalto llevaban las antenas de radar y radio.

A partir de las 6.30, después de un bombardeo masivo naval y aéreo, algunos millares de estos hombres, la primera ola de la invasión, avanzaron a pasos agigantados hacia estas playas. Los estadounidenses desembarcaron en las playas de Utah, y Omaha, cerca del pueblo Viervielle-sur-mer. Los británicos ocuparon las playas Gold, cerca de Arromanches, Juno y Sword, esta última con la ayuda de los canadienses.

Las pérdidas fueron enormes. La bajas americanas ascendían a los 6.603 hombres. Esta cifra está basada en el informe de la primera armada que dio el siguiente detalle: 1.465 muertos, 3.184 heridos, 1.928 disparados y 26 prisioneros.

2 comentarios to “El desembarco de Normandía”

  1. las estrategias tacticas para realizra la operacion OVERLOD ha sido una de las mas grandes de toda la historia, y se toma como modelo del mas grande desembarco de paracaidistas en la historia

  2. …y, ademas del logro “meramente” militar, hubo que consolidar el embarque con inmensos logros logisticos. Hubo que construir, en …unas semanas… un puerto artificial (Arromanches), por cual hubo que desembarcar …tanques, bulldozers “Caterpillar”, camiones, jeeps, gasolina, petroleo, viveres, herramientos de todo tipo para … un éjercito de 200.000 tropas. Y seguir, adelante. “Le bocage”, un paisaje muy cerrado, con prados aislados, murallas y detras, “Tigers” (pero sín diesel…), el cañon “88” y tropas alemanes de gran valor y experiencia. Era la fuerza aerea que logro destruir un máximo de tanques alemanes. Y era un masacre. Necesario, antes de llegar a Paris el 25 de Agosto de 1944. Con unos …Republicanos Españoles… integrados en el ejercito Francés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: